Un poco de historia:

·         Un poco de historia: Max Emil Frederick von Stephanitz, capitán de caballería del ejército alemán, ya tenía en 1890 la visión de una raza alemana de trabajo. Según la visión de von Stephanitz, los perros de esta raza debían ser inteligentes, protectores, rápidos, de apariencia noble, confiables y completamente dedicados a complacer a sus dueños. Esta visión era compartida con Artur Meyer, quien ayudó a von Stephanitz en la creación del pastor alemán moderno. En 1899 von Stephanitz vio un perro que lo dejó maravillado. Este perro, llamado Hektor Linkrshein, medía alrededor de 63 centímetros a la cruz y su apariencia era similar a la que el capitán de caballería buscaba para un perro de trabajo. Entonces, von Stephanitz compró aquél perro que se convirtió en el principal progenitor del pastor alemán moderno. Dos semanas después de comprar a Hektor, von Stephanitz y Meyer fundaron el Verein für Deutsche Schäferhunde (SV) que fue el primer club de la raza y actualmente es la entidad matriz que agrupa a los clubes de pastores alemanes de todo el mundo. Por supuesto Hektor fue el primer perro registrado en ese club, aunque bajo el nuevo nombre de Horand von grafrath.
            

Características del pastor alemán:

·         Características del pastor alemán: perro pastor, excelente guardián, seguidor de rastros, perro guía para invidentes, perro policía, anti droga, anti explosivos, anti catástrofe, localizador de personas perdidas en desastres naturales , resistente al frio, resistente al calor, adaptabilidad a situaciones adveras, buena convivencia en el hogar, tolera a extraños si su amo así lo desea, buena capacidad de resolución, instantánea reacción ante situaciones impredecibles, excelente memoria, buen olfato, buen equilibrio psicológico, buena memoria. (todas estas capacidades tiene el pastor alemán, las cuales se deben estimular desde su temprana edad para lograr ser un ejemplar fenomenal. Por todo lo expuesto es la raza canina mas completa.




Diferentes líneas:

·         Diferentes líneas: La diferencia es bastante, aunque prácticamente el origen es el mismo para los tres tipos.

Línea americana: Al terminar la segunda guerra mundial con la consiguiente separación en Alemania oriental y occidental la raza tomo distintos caminos, el perro de Alemania occidental fue llevado a estados unidos en donde se vio la opción de meterlo a concursar alas exhibiciones de belleza, y la raza cambio bruscamente contra el tipo alemán la principal diferencia es la cabeza mas ligera y pequeña, hocico afilado, grupa caída cola larga, menos desarrollo muscular, cuello largo y curvado, decadencia de inteligencia, falta de carácter y equilibrio mental, son animales de exposición solo se permite el color negro con café y negro con gris o totalmente negro.




Línea alemana (para el trabajo): por su parte los perros de Alemania oriental se siguieron criando por sus actitudes como animal de trabajo básicamente la raza se quedo en manos del ejercito y durante años los cachorros de trabajo fueron inaccesibles para el resto del mundo, en este plan de cría se valoraba al perro por su inteligencia y fuerza mas que por su físico. Esta raza se distribuyo en Alemania oriental, república checa donde la raza se cría fiel a sus orígenes, es decir perro de trabajo y en Rusia donde también fue perro de ejército y policía exclusivamente. Se caracteriza por ser mas pesado y musculoso si bien su apariencia es atlética, la cabeza es grande, la espalda es recta al igual que la cadera, la cola es corta redondeada y de pelo poco abundante, se pueden encontrar 3 tipos de pelo (largo, corto, pelo duro o dutcher este perro tiene barba cejas y el pelo es similar al del schnauzer), carácter duro con tendencia al ataque y obediencia, se acepta cualquier tipo de color y pigmentación.


 Línea alemana (estructura): Se caracteriza por seguir el estándar establecido por la SV, tiene la espalda caída hasta la altura de la grupa, el pelaje se permite el corto (desde el 2011 es permitido el pelo largo), en colores negro, gris hierro, gris ceniza, rojo y moreno descolorido, unicolor o con manchas regulares que van del rojo moreno, amarillo y gris claro, negro con manchas grises o fuego; fuego y rojo a marrón claro con manchas claras. Pequeñas manchas blancas en el pecho y en las patas pueden admitirse, pero no son deseables. Para todos los colores, la trufa debe de ser negra (los perros con máscara o máscara ausente, con ojos amarillentos, o francamente claros, así como las uñas blancuzcas, son considerados como ejemplares faltos de pigmentación), su carácter debe ser equilibrado, seguro y de nervios firmes, con tendencia a ataque, defensa y protección, pero existen algunos casos en donde los errores y las malas selecciones de criadores inexpertos han despreocupado esta parte tan importante que destaca mentalmente al pastor alemán, dando como resultado perros con carácter débil y desequilibrados psicológicamente lo que a llevado a los buenos criadores a preocuparse principalmente en el comportamiento y desarrollo psíquico de los ejemplares al momento de seleccionar para la cría, de esta forma obtener perros dignos y no degenerativos para la raza.


“Hoy en día se esta trabajando mucho con la crianza del pastor alemán. Las líneas Alemanas de trabajo y estructura cada vez se complementan mas. Podemos ver ejemplares de estructura participando en pruebas de trabajo y sacando excelentes calificaciones, así como también perros de trabajo con excelentes estructuras ”.

video






No humanizar al perro:

·         No humanizar al perro: Para algunos amos es realmente traumático aceptar que su mascota no es quien debe adaptarse a la lógica racional humana. El perro ante todo es un animal y piensa como tal, pero ¿Cómo piensan los animales? Bueno, empecemos por recordar que ellos se enmarcan dentro de las leyes de la naturaleza; mientras menos agredamos ese principio, más estabilidad emocional tendrá nuestro perro. Es difícil que usted entienda que las largas sesiones de peluquería canina, los saquitos modernos que los hacen ver tan curiosos, los moños, los cortes de pelo y todas esas cosas que los hacen mostrar con orgullo lo bien cuidado que tiene a su perro; están son necesidades propias de los seres humanos, nosotros mejoramos nuestra
apariencia física para impresionar a los demás. Sin embargo, en el mundo
canino esto no es así. Los perros perciben esas impresiones de otra manera; de forma natural y no tan artificial, esto no quiere decir que todos estos lujillos sean malos, es solo que debe tener claro que tener un perro bien presentado solo satisface su necesidad humana y personal que seguramente para su perro no signifique nada. Cuando humanizamos mucho al perro corremos el riesgo de desequilibrar su estado mental, emocional o confundirlo. También se puede dar un cambio de roles, pues en ocasiones se presentan casos en que estas personas miman mucho a sus mascotas, al mimarlos tanto este pasa a ser el líder de la manada (ya que su amo lo deja hacer lo que quiera) y esto atrae los malos comportamientos.

“La mejor forma de mimar a un perro es premiándolo con una golosina o con afecto luego de que el tenga un buen comportamiento, realice un trabajo, obedezca al amo o aprenda un nuevo truco”. Esto lo hace sentir útil, importante, feliz e integro.


La jerarquía:

·         la jerarquía: Es la base de la sociedad canina, y esa sociedad no la componen sólo perros, si no que también estamos incluidos nosotros los humanos, ya que para el perro nosotros somos los lideres de su manada. Debemos actuar como líderes para no perder nuestro rango. Nos facilitará las cosas un buen adiestramiento para obediencia, pero también influye nuestro comportamiento diario. Nuestro perro quizás quiera convertirse en alfa y le ayudaremos dejándole comer primero o dándole de comer en la mesa, permitiéndole dormir en nuestra cama o dejándole pasearnos a nosotros cuando salimos a la calle.

¿Cuáles son las consecuencias de que su perro no tenga un líder?
Las consecuencias son: perros agresivos, descontrolados, nerviosos, miedosos, malos comportamientos, desequilibrados, depresivos, desobedientes, tristes, a la defensiva, obsesivos, etc.

Como ve el mundo un perro:

·         Como ve el mundo un perro: para poder aplicar disciplina, primero debemos conocer y comprender a los perros.

La transformación del hombre en perro:
La transformación del hombre en perro consiste en el cambiar el orden de los sentidos de un humano a los de un perro, es decir, el hombre ahora imagina como seria su mundo, si dependiera de su olfato para sus funciones básicas, si se orientara por medio de sus orejas, si viera el mundo en blanco y negro con tendencia a gris y a gris oscuro, si tocara las cosas con huellas suaves y si no pudiera diferenciar muy bien lo agrio de lo dulce. Difícil no? Olfato, oídos, vista, tacto y gusto; es este ultimo, el sentido menos desarrollado del perro con el que vamos a comenzar:

Un perro de mal gusto:
La idea del título no se refiere a un perro feo, tampoco a las cosas
desagradables que pueda llegar a hacer un perro. Simplemente es para
resaltar la baja calidad de las papilas gustativas del perro, ya que en
comparación con las del hombre son menos y de menor calidad. No distinguen bien los sabores. En algunos casos los perros no diferencian lo salado, de lo insípido.Entonces porque los perros hacen lo que hacen y comen lo que comen? .. la respuesta esta en el aroma de las comidas, el olor es el principal criterio de selección que tiene el perro para comer, no es como nosotros que utilizamos mas el gusto para probar la comida.


El tacto:
El talón de Aquiles y el sentido más sensible (No el más desarrollado) es el del tacto. Los perros son muy sensibles al contacto de su pelaje. Cuando una persona desea que un perro se relaje, simplemente se acerca, lo acaricia suavemente a la altura del cuello, donde se encuentra las clases más sensibles de pelaje que tiene el perro. Además los perros tienen una espalda muy sensible al contacto, por eso ellos antes de esperar pacientemente que alguien les acaricie la espalda, se dirigen al espacio abierto más cercano y ¡zas! Se revuelcan de espalda durante un buen tiempo. La sensibilidad del pelaje de los perros es tan extraordinaria que influye en sus estados de ánimo. El acariciar, cepillar y peinar continuamente a su perro les representara un placer táctil a los dos. Por una parte usted se divertirá tocando el suave pelaje de su perro y por otra parte, el seguro se relajara con sus suaves caricias. Acaricie a su perro, el estará más relajado y usted estará mejor relacionado con él.

El ojo canino:
Los perros tienen un sentido del gusto muy poco desarrollado, un sentido del tacto muy sensible, pero lo realmente interesante de los sentidos del perro empieza ahora con el sentido de la vista.
El ángulo de visión del hombre a duras penas alcanza los 180 grados, mientras que el de los perros es de 240 grados. La visión de un perro es cinco veces más pobre que la del hombre, ya que los perros no enfocan de manera definida, sin embargo son capaces de detectar movimiento a largas distancias. Los perros tiene una visión un tanto dicromática (en escala de grises, azul y amarillo) y su falta de enfoque hace que lo vena el mundo de manera un tanto borrosa. Existe la creencia de la visión nocturna de los perros, pero simplemente es un fenómeno propio de la fisonomía de los perros, ya que ellos poseen una pupila muy grande lo que le permite al perro, recibir más luz pero enfocar menos. Al recoger más luz se tiene más campo de visión y se facilita la visión nocturna del perro. La visión del perro es lateral, no binocular y solo puede confirmar la presencia del algo o alguien cuando huele el patrón característico de cada persona lo ilustra su objeto. La visión como los otros sentidos esta subyugada al increíble sentido del oído y al olfato sin igual que posee o canes.

El oído:
Este es el segundo sentido más desarrollado que del perro. El oído del perro es una gran brújula, ya que sus grandes pabellones auditivos son capaces de determinar el origen de los sonidos desde una gran distancia, aunque estos sean suaves o de poca frecuencia. La frecuencia de los sonidos está determinada en picos y cada alteración de estos equivale a un Hertzio. Nosotros tenemos un sentido auditivo capaz de percibir sonidos de hasta 18.000 Hertzios. Mientras tantos, los perros son capaces de captar sonidos de hasta 55.000 Hertzios. Otra comparación que suele hacerse entre el hombre y el perro consiste en que el hombre maneja una audición simultánea, es decir utiliza sus dos pabellones auditivos al mismo tiempo para escuchar un sonido. En este caso el perro, utiliza las orejas de forma alterna; en un principio capta
un sonido de manera superficial utilizando una oreja y cuando quiere captar mejor ese mismo sonido levanta las dos orejas, escucha, rastrea y ubica el origen del sonido.





El olfato:
El olfato, es el sentido más desarrollado que tiene el perro. Poseen entre 125 y 300 millones de receptores olfativos, mientras que nosotros los humanos tenemos solamente cinco millones. El dato no es solamente biológico, es simplemente que los perros son capaces de distinguir una gran variedad de olores imperceptibles para nosotros; como por ejemplo: Los humanos tenemos un olor característico cuando decimos mentiras, el olfato del perro puede detectar esas emociones humanas, como el miedo, el estrésotrosdistintos tipos de mercancía. Usted no tiene porque preocuparse, por bañar, vestir, y colocarle al perro cuanto artefacto exista para hacer que su perro (según usted) se vea bien. Eso no es importante para él. Lo realmente importante, es el OLOR, pues este es su carta de presentación que lo hace único, especial e irrepetible; en pocas palabras es su identificación y por ende saber qué lugar ocupan dentro de la manada y como van a ser las relaciones sociales y sexuales durante su vida canina.





Energía:
El perro no comprende el lenguaje verbal, no se irrite, proyecte una energía estable y serena, por que su perro si percibe esa energía y la asimila, quedando en un estad de relajación. Este estado a su vez facilitara la recepción y la atención del perro a las ordenes del hombre (muchas veces el perro percibe energías humanas desequilibradas, como la angustia, el miedo, la inseguridad, etc. Esto puede traer malos comportamientos o malas reacciones del animal).



El diario de un perro:
Veo con atención que los humanos hablan me hablan pero yo, realmente no les pongo mucha atención. No les entiendo. Así yo ladre mueva mis orejas, de vueltas pero no, ellos no me entienden o no me ponen mucha atención y algunas veces me miran muy mal. Por eso quiero que me entiendan pero no en la lengua de los humanos, sino en la lengua de los perros: los ladridos, los
movimientos y las posturas, los humanos tienen reacciones injustificadas pero nosotros los perros ¡no! Así que necesitamos más cuidado, más atención. ¡Siempre tenemos algo que comunicar!.

Estas son mis reacciones ante los distintos hechos o circunstancias que me perturban:

Si alguien entra en nuestro ambiente: Ladro, de sin parar y con un tono medio.

Si esa persona persiste en entrar sin mostrar señal alguna: Percibo la energía como un peligro, ladro sin para, con un tono bajo y me preparo para atacar.

Si tengo problemas y quiero llamar a mi amo (alerta): Ladro muchas veces y rápido, y cuando me canso, me tomo un respiro y sigo ladrando hasta que mi amo me ponga atención.

       Si quiero algo: Gimo durante un buen tiempo hasta que me des lo que yo
       quiero 


Si estoy solo, triste, acongojado y abandonado: Ladro dos veces esperando una señal que me diga, hola, una suave caricia en la cabeza estará bien.

Gruñidos: Así como los humanos gritan, discuten y dicen malas palabras, con el ánimo de mostrar malestar ante una situación; los perros también lo hacen para demostrar un enfado con algo o alguien que los está molestando.



"Por favor escuche a su perro, el no es un juguete de diversión, es un ser vivo con emociones y también tiene derecho a esta expresiones".

Nosotros los humanos no solamente hablamos y discutimos, también lloramos, nos alegramos y nos decepcionamos. Los perros también nos muestran sus distintos sentimientos, con un lenguaje diferente al de los ladridos y los gruñidos. Ellos también tienen gestos distintos que enseñarnos.



Situaciones de sonido:

Si me da miedo algo: Gimo suavemente buscando seguridad en mi amo, o en el peor de los casos, gimo y me escondo.


Me decepcionaste estoy insatisfecho: Estiro el hocico y gimo profundamente.

Estoy cansado, pero muy contento: Saco la lengua y jadeo sin parar.


LENGUAJE CORPORAL:


El diario de un perro:
Yo no solamente ladro, gruño y gimo, también me muevo, tratando de llamar tu atención. Pero no son movimientos sin sentido, todos y cada uno tiene su significado ven conócelos y descifra que lo que te quiero decir con cada uno de ellos.

No solo muevo mis orejas para escuchar, Yo muevo mis orejas para decirte que:


Estoy atento a lo que dices y haces, alerta: Orejas levantadas hacia delante.


Tranquilo, tú mandas yo obedezco: Orejas hacia atrás.
Tengo miedo: Orejas hacia atrás pegadas a la cabeza.

Mi cola la utilizo para decirte que:


¡Qué interesante!: La cola esta quieta horizontalmente.


Me enfrento a un perro u otra persona que me quiera dominar: La cola esta parada.


Me siento relajado y tranquilo: La cola esta baja y sin gran movimiento.


Estoy temeroso, tengo miedo: La cola esta oculta entre las piernas.


Hola, salúdame quien eres tú: La cola se mueve lentamente de lado a lado, sin agitación.


Quiero seguir jugando, eres genial: La cola se mueve trazando semicírculos de manera rápida.


No, entiendo muy bien, estoy confundido: La cola se mueve de manera lenta y el perro tiene en ese momento las orejas levantadas, está atento pero no entiende la instrucción de su amo.

Mis ojos no solo ven por mi amo, Mis ojos quieren decirte que:

No, te haré caso y te desafió: Mirada fija y directa a los ojos.


Haré caso: Mirada perdida, mira hacia el suelo. Esta mirada se interpreta como un sumisión.


Tengo miedo: Ojos entre abiertos, casi cerrados.

Digo muchas cosas con mi hocico, como por ejemplo:


Estoy sonriendo: Boca relajada y entre abierta.


Estoy estresado, tensionado: Bostezo.


Te voy a atacar: La boca está entre cerrad y el perro enseña los dientes.


Estoy cansado, tengo sed: Boca muy abierta lengua afuera.




Supongo que en este momento usted estará interpretando todos los
movimientos de su perro y hasta esta listo para entenderlo,
lo principal es que nunca olvide que para su perro esta primero el olfato, luego la vista y por último, el oído.

Un perro feliz:

  
·         Un perro feliz: En este momento usted ya tiene claro que lo que lo hace feliz a usted, no hace feliz a su perro, ahora veremos que puede hacer usted para tener un perro feliz, para esto tendrán que superar tres obstáculos y cada uno tiene un porcentaje y orden de acuerdo a su importancia:

1- Ejercicio 50%
2- Disciplina 25%
3- Afecto 25%






    El ejercicio es salud:
    Para tener un perro feliz algo infaltable es el ejercicio; caminar y pasear es algo natural para su perro. Quedarse en la casa frente al televisor es algo que lo satisface a usted, no a su perro. Pasearlo y permitirle correr no solo hará que su mascota se relaje sino que le permitirá gastar toda la energía que consume, le ayudará a fortalecerse físicamente y mejorará al 100% la relación que tiene con usted.


Para empezar use siempre la correa, póngasela solo cuando el perro esté
calmado, salga usted primero de la casa y no permita que él se le adelante y tire de usted. Lleve la correa con el brazo relajado, si usted observa a otros amos notara que a veces ellos están más tensionados que el perro, jalan la correa violentamente, gritan, arrastran al perro y su mascota todo el tiempo esta como arañando el pavimento en un forcejeo sin fin. Ojo! De eso no se trata, la idea es proyectar su imagen corporal como la de el líder de cualquier manada, levante el mentón, mire al frente, saque pecho y luzca orgulloso su mascota, aunque no lo crea su perro al ver su postura sentirá respeto y necesidad de seguirlo a donde vaya. ¡Inténtelo! No se arrepentirá. Después de unos minutos de caminata tranquila, deténgase para darle permiso de moverse libremente, de olisquear y rastrear, suelte un poco la correa y supervíselo. El perro es un animal de trabajo el 90% de las razas en su origen fueron destinadas para algún trabajo, como los perros pastores, los sabuesos etc. A los perros les encanta saltar obstáculos, cavar en la tierra, rastrear a su presa, no obstante por tratarse de un animal domestico podemos asignarles trabajos simples como traer un objeto y volverlo a tirar para que él lo busque, nadar en una piscina, hacer trucos como dar la mano, darse la vuelta, empujar una pelota; pero toda esta actividad debe estar dentro de un límite de tiempo. Seguramente después de trabajar su perro estará exhausto caerá en un sopor relajante y le permitirá a usted realizar todas sus actividades, si necesita dejarlo solo en casa no hay nada mejor que este estado para dejarlo solo.
Si logra establecer rutinas de trabajo tendrá el 50% de garantías de tener un perro feliz, siempre lidere los trabajos y hágalos divertidos. Esto también es una buena terapia para usted porque podrá aprovechar para hacer ejercicio, despejar su mente, des estresarse y ver a su mascota feliz lo llenara de una inmensa satisfacción. Luego puede concluir que su perro no es un objeto decorativo, sino un ser capaz de realizar tareas y mejor aun, un amigo. Es posible que se pregunte como lograr un control sobre el perro y la respuesta es: saber impartir disciplina.



Diciplina no es castigo:
La disciplina es establecer normas y límites claros pero no se trata de escribir un manual de buena conducta sino de ser un ejemplo, si usted es disciplinado su perro lo será, es como un compromiso de respeto y honestidad. Así que el primero que se debe disciplinar es el amo ¿Cómo? Muy sencillo cumpliendo estrictamente con las rutinas del perro como alimentarlo, sacarlo a pasear, ponerle trabajo, asearlo y en general todas las actividades que realice con él, al principio será un poco difícil, pero debe organizar su tiempo, recuerde que una mascota es ante todo un compromiso. Si se alteran las rutinas, vuelva a establecerlas, ya que en el mundo animal la disciplina es algo natural, todas las especies tienen funciones y las cumplen, no existe la rebeldía, ni la emancipación, viven en armonía, saben que son parte de un sistema natural y que si dejan de cumplir su función todo se alterará es un buen pensamiento no cree. Esto no solo le servirá para relacionarse con su perro, también las demás
personas valoran la disciplina en el trabajo, en el hogar; para un niño no hay nada mejor que una mascota para entrenarse en responsabilidad, al fin y al cabo también tenemos mucho que aprender de nuestras mascotas. Cuando el perro trasgrede una norma la solución es hacerle entender en el momento preciso del error, que está equivocado esto se hace primero que todo a partir de una expresión suya seguida por una corrección, por ejemplo: si su perro hizo pipi dentro de la casa y usted se dio cuenta 10 minutos después, su corrección no tendrá sentido porque el perro no sabrá que hizo mal, en cambio si lo descubre infraganti, reaccione de inmediato, mírelo a los ojos sin descontrolarse, utilice un sonido o un gesto, luego indíquele el lugar correcto donde debe hacer y haga lo mismo cada vez que lo descubra cometiendo este error. La corrección debe ser oportuna y siempre la misma, hay personas muy
creativas que utilizan campanas o pitos para corregir al perro, basta con el sonido para que el perro lo relacione con estar cometiendo un error. Todo esto es más complicado si usted tiene un perro dominante porque se resistirá ante su liderazgo, pero no se preocupe con perseverancia usted logrará que se acostumbre. Si es necesario túmbelo de lado pero, sin lastimarlo solo un movimiento rápido y decidido.

Para algunas personas impartir disciplina no es tan fácil, más aún si se tiene la creencia de que un perro sumiso es igual a un ser humano sumiso, en nuestro mundo tal vez recibir órdenes de alguien todo el día resulte humillante, pero en el mundo animal esto no es así, ellos siguen un orden jerárquico, en el mundo canino no existen rencores, ni orgullos, como en los humanos, solamente existen las causas y los efectos, así funciona la naturaleza y es así como su perro debe funcionar.

“algunas personas cuando ven a un perro con las orejas tendidas hacia atrás piensan que están llenas de miedo, pero no. Esta postura indica: sumisión total. Es bueno que practique esta postura en perros de razas grandes que no sean agresivos”disciplinar a su perro es su mayor muestra de amor hacia él, del mismo modo que usted disciplina o educaría a sus hijos para que se sepan desenvolver en cada situación que les depare la vida. Los perros por instinto sienten la necesidad de tener reglas, en su casa esas reglas las imponen ustedes los humanos, todos póngase de acuerdo no sería justo que usted dedicara horas a
corregir a su perro mientras otros miembros de la familia lo dejan hacer lo que quiera. Todos, hasta los niños deben tener claro que puede o no hacer el perro; subirse a los muebles, el lugar donde deben comer, donde deben hacer sus necesidades todas esas cosas las establece usted, pero existen ciertas reglas que son fundamentales para que su perro no tome el dominio de su hogar:

no permita por ningún motivo lo siguiente: que su perro se le suba a usted o a todo el que entra a su casa, que llore cuando usted se va, que sea posesivo con algún objeto, que se suba a la cama a despertarlo y mucho menos que sea agresivo o ladre sin cesar.

El verdadero reto consistirá en regular ese afecto para brindarlo en el momento adecuado sin caer en el error de malcriar a nuestra mascota.


 El favorito de todos, darle amor a tu perro:
Sin duda alguna esto no será ningún problema porque lo que más tienen nuestras mascotas son mimos, toda clase de arrumacos. Piensa cuanto tiempo has pasado acariciándole la pancita a tu perro, más aún, si es un cachorro, todo eso está muy bien y a tu mascota le fascina, lo complicado está en que la mayoría de los casos le damos amor en un 90% y solo le permitimos que realice un pequeño porcentaje de trabajo y ni hablar de las reglas.



“nunca de afecto a su perro cuando este asustado, ansioso, posesivo, llorando, ladrando, gruñendo o cuando realice una mala acción. Si lo hace su perro entenderá que usted esta de acuerdo con su mala acción y la seguirá repitiendo”.

Los perros que trabajan con personas discapacitadas tienen prohibido ser
acariciadas mientras realizan sus tareas, esto los exalta y desconcentra. Tampoco los perros policías reciben afecto todo el día, ellos necesitan permanecer alerta, solo al final del día y cuando han realizado satisfactoriamente su trabajo reciben afecto. Somos nosotros los humanos, quienes deseamos recibir afecto todo el tiempo; por eso sentimos que el perro entre más consentido mejor se sentirá pero esto es un grave error.


Entonces ¿Cuándo se debe darle amor a nuestra mascota? 

Únicamente después de que haya realizado su rutina de ejercicios y después de comer. También consiéntalo cuando haya obrado de acuerdo a las reglas, siempre que realice una buena acción prémielo con su amor. Si su perro empieza a jalonearlo para que le acaricie, aunque esto le parezca muy conmovedor, no lo haga (luego lo ara con todas las personas y puede ser molesto), enséñele que la forma correcta de pedir cariño es estando tranquilo (aprenderá a ganar afecto con un buen comportamiento), pídale que se siente o siéntalo y cuando este en una actitud sumisa “amelo” y de rienda suelta a esas ganas de demostrarle a su mascota cuanto la adora, de lo contrario reforzara el mal comportamiento y pretenderá hacer lo mismo cada vez que quiera que usted haga algo por él.

El humano el mejor amigo del perro:
Ha llegado el momento de convertirse en el mejor amigo de su perro,
agradeciéndole todo lo que él hace por usted, lo acompaña, cuida la casa le brinda momentos de alegría, hace lo que usted le pida, sin mencionar los beneficios que tienen las mascotas entrenadas para ayudar a personas con alguna discapacidad. Es el momento de darle o que necesita su fiel mascota:


trabajo, disciplina y afecto todo en ese estricto orden, piense en la
satisfacción que usted siente cuando aprovecha sus talentos y obtiene algún logro, porque así se siente su perro cuando usted le permite trabajar y explotar todo ese potencial que la naturaleza dio a su perro.

A los perros les encantan las rutinas, estar al lado de un líder que les permita explorar y aprovechar todo su potencial. A los amos les encanta sentir que hacen lo correcto y ponen todo de su parte para que los seres que aman sean felices. Y a la naturaleza le gustan que todos los seres vivan en armonía y que cada especie desempeñe su papel dentro del ciclo de vida.

Educación:


·         Educación: Cuanto más joven se empiece a enseñarle, mejor. Lo ideal, y en ciertos casos imprescindible, es que en cuanto entra en casa se dé comienzo a su educación.

Como reglas generales, no hay que perdonarle ni un fallo ni una desobediencia, ser más constantes que él, y no dar por finalizado un ejercicio hasta que no lo ha hecho correctamente. De lo contrario aprenderá que a veces puede salirse con la suya, y obedecerá solo cuando le interese.

Se deben usar órdenes cortas, preferiblemente de una sola sílaba, y que no lleven a confusión (no usar palabras muy parecidas para órdenes diferentes). Muchos adiestradores suelen usar el idioma alemán, pero para nuestras necesidades "domésticas" basta con usar cualquier palabra corta y de sonido claro.
Algunos trucos:

Acudir a nuestra llamada
Se debe usar siempre la misma palabra (también puede ser un silbido único para el cachorro) como orden, para no confundirle. Es posible que obedezca voluntariamente, en ese caso hay que premiarle para fomentar esa obediencia. Si no obedece se puede usar una cuerda larga y al tiempo que se le da la orden, se le atrae hasta nosotros, hasta que acabe entendiendo lo que se le esta llamando (cuando entienda hay que premiar).

Acostumbrarse al collar y a la correa.
Ponérselos para salir y quitárselos en cuanto llega a casa, para que lo asocie al paseo. No es bueno dejarle siempre suelto en la calle, o cuando llegue a adulto no se acostumbrará a ir atado. Cuando es muy pequeño conviene dejarle tirar de la correa (le desarrolla los músculos del pecho); pero al crecer ha de aprender a ir al lado sin tirar.

Sentarse.
Para enseñar al cachorro basta con hacerle levantar la cabeza y empujarle los cuartos traseros hacia el suelo, al tiempo que se le da la orden (cuando entienda premiar). Esto lo aprenden muy fácilmente y ya no lo olvidan.

Detenerse.
Es fácil de enseñar si llevamos al perro atado. Cada vez que nos paremos damos la orden y si sigue andando se da un tirón de la correa (un tirón no agresivo), obligándole a pararse (cuando se detenga hay que premiar).

Para que el perro desarrolle el instinto guardián, basta con enseñarle en sus primeros meses de vida atreves del juego. En esa etapa, a los perros les gusta morder todo lo que esta a su paso, para evitar destrozos usted puede tener un juguete para que el muerda (enseñarle que solo puede morder su juguete), también se puede jugar con una cuerda o un paño, estimularlo para que la persiga, luego dejar que la muerda y tirar de la cuerda, para que se forme una pequeña batalla, luego felicitar y premiar, de esta forma estamos desarrollando su instinto de presa.
 
Caminar al lado. Tumbarse. Otras.
Si le llevamos atado es fácil hacer que camine a nuestro lado. El que vaya pegado a nuestra pierna sin ir atado, el tumbarse, el acudir a nuestra llamada y sentarse frente a nosotros, etc, son órdenes más complejas, más difíciles de enseñar, y forman parte de un adiestramiento especializado, que va más allá de la mínima educación imprescindible.

Adiestramiento.
El perro, instintivamente, está predispuesto a entender lo que le decimos, y a actuar en nuestra defensa o la de nuestras propiedades. Cualquier poseedor de un perro le puede enseñar casi lo que quiera (también depende de la inteligencia y la predisposición a colaborar del perro), pero para ciertas tareas es imprescindible la educación profesional.

Si quieres intentar adiestrar al animal tu mismo, el éxito que obtengas dependerá de tu preparación en el tema, de lo que hayas aprendido (hay muchos libros sobre el tema), de como te compenetres con tu perro, y sobre todo, de hacerlo bien y no cometer errores (es muy difícil reeducar a un perro que haya aprendido algo mal). Si quieres que tu perro haga algo específico y no estás capacitado, deja su enseñanza en manos de un adiestrador profesional.

Hay adiestramientos variados: de rastreo, de obediencia, de defensa y ataque, y muchos más. Como ejemplo se listan los ejercicios que se efectúan en las pruebas de obediencia para pastores alemanes, junto con una breve descripción (no detallada) de lo que se exige:

Comportamiento con la correa - El perro, atado con la correa, ha de seguir al conductor. Se camina, se hacen giros y medias vueltas, caminando, corriendo... El perro siempre debe llevar la cabeza pegada a la rodilla izquierda del conductor, y si este se detiene, el perro se sienta sin que se le tenga que decir nada.

Seguir libremente - Lo mismo que el ejercicio anterior, pero con el perro suelto. Además se efectúan dos disparos mientras se hace el ejercicio, y el perro ha de mostrar indiferencia.

Sentarse estando en movimiento - Mientras se camina, el conductor dá la orden de sentarse, pero no se detiene. El perro ha de sentarse de inmediato y esperar a que vuelvan a por él.

Combinación de tumbarse y acercarse - Mientras se camina, el conductor le da al perro, sin detenerse, la orden de tumbarse. El perro se ha de tumbar de inmediato mientras que el conductor se aleja. Cuando éste ha avanzado unos 30 pasos, se gira y se detiene. Después llama al perro, y a la orden el perro ha de acudir corriendo y sentarse frente al conductor. A otra orden de ponerse al lado, el perro ha de pasar por detrás del conductor y sentarse a su izquierda.

Traer un objeto en terreno llano - El perro ha de traer, cuando se le da la orden, un objeto que el conductor ha lanzado. Ha de sentarse frente al conductor y no soltar el objeto hasta que se le dá la orden de soltarlo.

Traer un objeto con salto libre sobre un obstáculo de 1 metro de alto - Similar al anterior pero el perro ha de saltar sin tocar el obstáculo, a la ida y a la vuelta.

Traer un objeto subiendo por encima de un obstáculo - Como el anterior, pero el obstáculo no puede superarse de un salto y el perro ha de trepar a la ida y a la vuelta.

Avanzar unos pasos y echarse - El conductor señala con el brazo una dirección y dá la orden de avanzar. El perro ha de caminar él solo en línea recta, hasta que se le ordena echarse.

Echarse bajo distracción - Después de ordenar al perro echarse el conductor se aleja unos 40 pasos y se queda de espaldas al perro. Otro perro hará algunos de sus ejercicios, y durante este tiempo, el primer perro no ha de moverse hasta que el conductor vuelva a buscarle.
Además hay otros ejercicios, como pararse al caminar (quedándose el perro de pié), o tumbarse durante la carrera. Y esto en cuanto a obediencia, sin hablar de las pruebas de rastreo o de ataque y defensa.
Esto muestra que el adiestramiento es una tarea muy especializada que conviene dejar en manos de un profesional. Normalmente nuestro perro no necesitará todos estos conocimientos, o hacer esos ejercicios a la perfección, excepto si queremos llevarlo a competiciones.

Alimentación:


·         Alimentación: Si queremos que el perro nos dure mucho tiempo, y que esté sano, hay que comenzar por darle bien de comer. Esto no significa darle de comer hasta reventar, hay que tener en cuenta la calidad y la cantidad de lo que come, exactamente igual que haríamos para con una persona. Antiguamente se consideraba al perro como poco más que el “cubo de la basura” de la cocina. Es cierto que un perro se come todo (o casi todo) lo que le den sus amos, pero una alimentación a base de sobras no es exactamente lo mejor que se le puede dar.
No hace falta complicarse con el menú. Hoy se pueden encontrar en los comercios suficiente cantidad de alimento para perros (buscar uno de buena calidad. Preguntar al veterinario o a un experto) que ya están pensados para que el esté bien alimentado.
      Dale siempre de comer a la misma hora. Un perro sano funciona como un reloj y te ayudará a controlar el cuando realiza sus necesidades. De esta forma puedes organizar el día (comidas y paseos) con más facilidad.
      Tan malo es darle demasiada comida como demasiada poca. Además, el tipo y cantidad de comida que se le ha de dar varía con su edad y su desarrollo. Pregunta al criador o al veterinario (generalmente, los embases del alimento para perros traen tablas donde muestran la ración especifica de acuerdo al estatura, edad y peso).

No le dejes nunca el plato lleno a rebosar para que coma cuanto le venga en gana, porque un perro gordo cuesta mucho que baje de peso, esto trae consigo enfermedades y degeneras su calidad de vida. Enséñale a comer como es debido, si se pone ansioso, juguetón, agresivo, mañoso u otros, no se la des hasta que se calme. Aprenderá a comer en un estado de tranquilidad y respetándote (evitaras lastimarte con algún salto del perro o movimiento brusco ).


La ración diaria, es conveniente repartírsela en tres comidas (a los cachorros) y en dos (a los adultos). Es de suma importancia que el perro siempre tenga a mano agua fresca y limpia.


      No debe darse comida fuera de horario, o siempre estará pidiendo. Y jamás se le debe dar comida de la nuestra mientras estamos en la mesa, menos aún si es un cachorrillo. Hacerlo, causa dos problemas (siempre estará pidiendo cada vez que te sientes a comer, aparte que le puede traer problemas de peso. Lo otro que puede suceder es que le guste mucho tu comida, y luego rechace su alimento para perros, lo que conlleva a pasar hambre.
      Si el perro está sano y no ha cogido malas costumbres, el hecho de que no coma, o solo coma parte de lo que le dejas en el plato, puede deberse a estas causas:
      Ya está saciado. Basta con reducirle un poco la ración diaria para arreglar el problema. Se sabe que es este el caso, si aparte del hecho de no comer, el perro sigue estando alegre y activo.
     
      El perro "sabe" que ha comido lo suficiente, en relación al ejercicio que hace. Posiblemente le paseas poco, y el perro deja de comer, instintivamente, cuando ya ha satisfecho sus necesidades.

Hace mucho calor. Si es este el caso, no le obligues a comer, o ponle la comida después del atardecer, cuando el calor disminuya.

Está aburrido de la comida. A veces pasa. Puedes “condimentársela” un poco, por ejemplo, mezclándole con la comida media sardina en aceite (de lata). Si come como una fiera, es que ya estaba harto de que la comida siempre tenga el mismo sabor.

Está enfermo. Normalmente habrá otras señales adicionales, además de la falta de apetito. Vigílale.

Cuando debas cambiarle el tipo de comida (por ejemplo, de alimento para cachorros a alimento  para adultos) no lo hagas de golpe sino gradualmente, mezclando ambos tipos de comida y variando la proporción de la mezcla, poco a poco, hasta el nuevo tipo de comida.

Si un día se te antoja darle carne en vez de su alimento, no se la des nunca cruda. Cuécela un poco, al menos. Evitarás problemas digestivos por la falta de costumbre (ya que los perros al ser domésticos y no salvajes tienen un estomago adaptado a comidas preparadas, no a comidas crudas) además de eliminar el riesgo de parásitos.
         Puedes darle huesos para roer, de vez en cuando (no muy a menudo o tomará exceso de calcio y a la larga tendrá problemas). Dale huesos grandes: la rodilla de ternera es ideal, después de cocerla un poco. Huesos pequeños (de pollo, de conejo) no se los des nunca, los astillará y tragará casi enteros. Si no se le atraviesan en la garganta, lo cual implicará visita al veterinario de urgencias, sufrirá después cuando vaya a defecar.


Cuidados:

·         Cuidados:

Veterinario: En cuanto el perro entre en casa por primera vez, haz una visita al veterinario, para que haga una revisión de su estado general, establezca un calendario de vacunas y desparasitaciones, te ayude a organizar su dieta, y en general, haga todo lo necesario relacionado con la salud del perro. Y no olvides que tienes que visitarle siempre que el perro lo necesite.

Ejercicio: Del mismo modo que ha de comer regularmente, el perro ha de realizar ejercicio regularmente. Trata de ser estable e imponer unos horarios fijos para ambas cosas. El perro lo agradecerá y te hará la vida más fácil. En cuanto a la duración de los paseos, la única regla es que cuanto más, mejor. Posiblemente el perro estará encerrado en casa la mayor parte del día, pero no está diseñado para la inmovilidad. La falta de ejercicio puede causar problemas de salud y desarrollar el mal carácter en el animal debido al estrés o a la frustración, por no hablar de que te puede destrozar la casa por simple aburrimiento.

                                                     

Espacio: el pastor alemán necesita un espacio adecuado para desenvolverse, si tienes espacio suficiente, le puedes hacer una “cama” particular o hacerle usar una manta en el suelo. En cualquier caso no debes dejarle dormir en tu cama (solo si tu lo has disciplinado y le das la orden, de lo contrario se apoderara de tu cama y crearas un mal habito en el perro). Recuerda que cualquier costumbre que adquiera de cachorro, puede ser difícil quitársela después.

Necesidades: Cuando el perro ha aprendido a contener sus necesidades y no ensuciar en casa, el animal se aguantará hasta reventar, antes que manchar el suelo. No le hagas sufrir innecesariamente. La regularidad de horarios es importante, de este modo el perro sabrá “cuando le toca” y hasta cuando debe de aguantarse. Enséñale a hacerlo en los lugares adecuados, y recoge sus deposiciones.

Hgiene y salud:

·         Higiene y salud: En esta sección se indican los cuidados habituales que hay que darle al perro, en el aspecto de la higiene y salud. Si se practican con regularidad se evitarán problemas mayores, que en casos extremos podrían agravarse y llegar a precisar atención veterinaria o, peor aún, contagiarte con alguna enfermedad.

Ojos: El principal problema es que se ensucian (sobre todo si el perro vive en la ciudad, a causa de la contaminación). Normalmente, esta suciedad se elimina en forma de legañas, que se le pueden limpiar con un paño húmedo. No hay que dejar que se acumulen hasta que al perro le molesten tanto que se frote con la pata.

En perros viejos, o a causa de una enfermedad o lesión, puede haber dificultades para mantener la humedad del ojo. En este caso conviene hacer una limpieza regularmente, previa consulta al veterinario para que indique el producto a usar adecuado.

Orejas: Si se acumula cerumen hay que quitarlo cuidadosamente, tal como haríamos en el caso de una persona. Pero hay que hacerlo con mucho más cuidado, ya que por la forma de las orejas del perro, si simplemente soltamos las escamas de cera, caerán al interior, pudiéndole dañar el conducto auditivo. Si no estamos seguros de cómo hacerlo es mejor dejarlo en manos de un profesional.



Dientes: Hay que controlarlos para evitar la aparición de caries. De entrada, el perro no debería comer jamás dulces, azúcar o chocolate (aparte de caries, trae problemas al estomago). Si aparecen caries, sarro, o por accidente se rompe un diente, hay que visitar al veterinario de inmediato.

A nivel más cotidiano, basta con darle regularmente trozos de pan duro y seco. Al masticarlo, el perro hace su propia limpieza. También se le pueden cepillar los dientes con un dentífrico o bicarbonato (si se deja... posiblemente decidas que el pan duro es una opción mucho mejor.

Uñas: A un perro que vive en el campo, se le desgastarán naturalmente. Si estamos en la ciudad es más complicado. Lo más probable es que le crezcan hasta el punto de resultar molestas para él y para las personas con las que convive, y en el peor de los casos dificultan sus andares. Por todo ello resultará imprescindible cortárselas, pero es una tarea muy delicada (no son como las de las personas), por lo que es conveniente acudir al veterinario.

Pelo: Basta un cepillado, no es necesario visitar al peluquero. En perros de pastor alemán conviene hacerle un cepillado a la semana como minimo, para quitarle pelos muertos y polvo. La grasa natural que el perro segrega bastará, junto con ese cepillado, para que mantenga el pelo limpio y brillante. En el periodo de muda (normalmente va parejo a los cambios de estación: pelo de verano y pelo de invierno) hay que aumentar la frecuencia del cepillado. El cepillo ha de ser tal que arrastre los pelos sueltos, pero no llegue a arrancar pelo por si mismo.

Baños: El baño debe darse un par de veces al año, como máximo, y nunca a cachorros de menos de seis meses. El cepillado periódico y la propia secreción grasa del perro sirven para mantenerle limpio el resto del tiempo. El baño sirve para quitarle malos olores, colaborar en la caída del pelo viejo, y eliminar parásitos.

El agua no ha de estar ni muy fría ni muy caliente (a unos 38º como máximo), y ha de usarse jabón neutro o champú para perros. Debe evitarse que le entre agua en ojos y orejas. También hay que evitar que el perro se enfríe mientras está aún mojado, por lo que se le debe secar bien, con una toalla o un secador (cuidando de no quemarle el pelo).

Si el perro se moja accidentalmente (por ejemplo con lluvia), hay que meterle en casa lo antes posible y secarle bien (el perro pastor alemán soporta muy bien la lluvia y los climas helados, pero de todas maneras al mantenerlo seco estamos aumentando su calidad de vida) y si es posible, manteniéndole en movimiento. Esto vale también mientras se está mojando: no hay que permitir que se quede quieto hasta que se le pueda secar.


Eliminación de parásitos externos:

Pulgas: Un indicio de que hay pulgas es que el perro se rasca a menudo. Si se da el caso hay que mirar a ver si se las ve. En caso afirmativo, hay que consultar a un veterinario sobre una loción anti parásitos. No hay que olvidar desinfectar los lugares de la casa donde el perro se tumba habitualmente, ni cualquier otra cosa que use (mantas, etc.). Los collares antiparásitos suelen ser una buena prevención, pero tienen una duración limitada, por lo que es conveniente leer bien las instrucciones.

Garrapatas: Se adhieren a la piel más fina del perro (orejas, axilas e ingles), por lo que conviene revisar periódicamente estas zonas y sus alrededores. Nunca deben arrancarse, ya que se rompen, dejando su "cabeza" en el interior de la piel del perro, y pueden provocarle infecciones. Hay muchas formas diferentes que sirven para eliminar las garrapatas. Una de ellas es usar vaselina, cubrir la garrapata absolutamente (no hay que tener miedo de tocarla con los dedos, la parte que "muerde" está dentro del perro). Hay que dejarla bien cubierta. De este modo, se tapan los poros por donde respira, lo que la obliga a soltarse por si misma y no se le causan heridas al perro. Unos instantes después de haberla cubierto bien, se la sujeta con unas pinzas y se dejará llevar. No debe tirarla a la basura, pues sobrevivirá. Hay que liquidarla bien (si decides hacerlo aplastándola, ten cuidado, porque posiblemente esté llena de la sangre que ha chupado al perro y manchará).

Piojos: Se dan con menos frecuencia que las pulgas, y normalmente solo en perros callejeros. De todas formas se contagian, también a las personas, por lo que hay que eliminarlos sin contemplaciones. Sirven los mismos consejos que para el caso de las pulgas (baño antiparásitos, y desinfección del entorno del perro).

Parásitos de la sarna: Son varios grupos de parásitos diferentes. Normalmente no se pueden detectar hasta que la enfermedad se ha producido, por lo que se necesita intervención del veterinario. Hasta que éste interviene, limpiar la piel con un antiséptico.

Higiene y cuidados en la calle: La calle es el lugar donde nuestro perro se lo pasa mejor, pero también donde están los mayores riesgos para su salud. Por tanto, conviene tomar algunas precauciones.

En cachorros recién adquiridos hay que evitar el paseo y el contacto con otros perros hasta que el veterinario les haya puesto su primer lote de vacunas, como mínimo. Es un periodo en el cual su organismo prácticamente no tiene defensas.

Posibles fuentes de contagio de enfermedades son las deposiciones de otros perros, por lo tanto hay que evitar que el perro hurgue ahí.

Es difícil. Por instinto el perro olfatea orines y deposiciones, ya que le dan muchísima información acerca del otro animal. En principio, el que olisquee no es problema. Lo que hay que evitar es la tendencia a lamer. Tampoco se debe dejar hurgar en la basura, en este caso, el riesgo para el perro no es mayor que en el caso anterior, pero si lo es para las personas. La hidatidosis es una enfermedad parasitaria, que al perro no le afecta, en tanto que solo transporta los parásitos en un momento de su ciclo de vida, pero luego lo contagia a las personas. Además de las basuras, el perro puede ingerir los parásitos a través de las heces de otro perro infectado, con lo que volvemos al caso anterior. 

En la ciudad, el perro siempre debería de ir atado, ya que podremos intervenir rápidamente, mediante un tirón de la correa, para apartarle de basuras, heces, etc., y para evitar que el perro salga corriendo si algo le llama la atención (un gato, otro perro, un niño jugando) y evitar accidentes. Recordemos que si el perro iba suelto y salta y cruza la calle y es atropellado, la culpa no será de nadie más que de nosotros.

Por instinto, un perro macho adulto tendrá tendencia a pelearse con otros machos, y a intentar montar a cualquier hembra que se lo permita. Una hembra, pese a ser menos agresiva, también puede querer pelarse con otras hembras, y si está en celo, dejarse montar por un macho. Solo si van atados les podremos controlar de inmediato. En el caso de que estas situaciones se produzcan (por algún motivo no se han podido evitar), esto es lo que se debe hacer:

Pelea: Hay que intentar separarlos. Si uno de los dos animales es muy inferior, se someterá rápidamente y no habrá más problemas. Pero como ambos sean dominantes, la pelea puede acabar muy mal.

Monta: No hay nada que hacer. Hay que esperar a que terminen y se separen por si mismos. El motivo es que, por circunstancias anatómicas, el macho no puede salir hasta que ha terminado. Si se intenta separarlos por la fuerza hay un riesgo muy alto de causar lesiones permanentes tanto al macho (afectando a su aparato reproductor) como a la hembra (desde desgarros, hasta rotura del hueso pelviano).

En una hembra en celo, hay que limitar el paseo al tiempo mínimo imprescindible. Esto solo dura unos días, y se evita el riesgo de que se produzca una monta indeseada, por no hablar de que la van a perseguir todos los perros y puede acabar asustándose.

Si sacamos al perro a un parque donde hay césped y se le puede dejar suelto, no hay que olvidar, cuando entremos de nuevo en casa, hacerle una pequeña revisión en busca de garrapatas. Hay que hacer esto también si ha estado jugando con otros perros.





·         Accidentes:

Consejos generales: Ante todo, mucha calma. Lo primero es fijarse en si el perro está inconsciente. En el caso de que no lo esté, hay que tener mucho cuidado, pues en el estado de shock producido por el accidente, el perro puede morder sin importarle que se trate de su propio amo. Lo primero es tranquilizar al perro, por el tema de las mordeduras, y también para evitar que agrave su estado con movimientos (tranquilizar al perro significa transmitirle una energía calma y no alarmarse. Recuerde que si usted esta exaltado el perro lo percibirá y se pondrá mas nervioso. Por ningún motivo acariciar a un perro en estado de shock, ya que lo tomara como un premio y puede entender ese estado como algo deseado por el amo, acarícielo solo cuando este calmado).

Una vez evaluada la situación hay que ponerse en contacto con el veterinario lo antes posible. Conviene tener a mano un número de teléfono de urgencias veterinarias.

Atropello: Además de lesiones externas (heridas, fracturas) puede tener lesiones internas. Inmovilizar al perro lo mejor posible y llamar a urgencias. Aunque el perro esté consciente y se levante por su propio pié, aparentemente “bien”, hay que llevarle al veterinario para que le exploren. No olvides que el perro no puede decir “me duele aquí”. Aunque parezca estar bien hay que hacerle un reconocimiento.

Ante la posibilidad de lesiones de columna, hay que evitar mover al perro salvo que sea absolutamente imprescindible.

Caídas desde altura: Sirven los mismos consejos que en el caso de un atropello. Apenas hay diferencia en el tipo de lesiones que se puede producir.

Luxaciones o fracturas en las patas: Hay que evitar que el perro camine. Si no sabemos inmovilizar una fractura o luxación, es mejor hacer que el perro se quede tumbado hasta que tengamos ayuda. De todas formas, lo más probable es que tengamos que llevarle nosotros al veterinario, así que lo mejor es que nos movamos rápido. Si la fractura es abierta (con herida) habrá que ponerle un vendaje antes, así que conviene tener un botiquín con lo necesario.
 


Heridas: Si son superficiales (arañazos), puedes curarlas tú a base de agua oxigenada y marcomana, o incluso, si no sangran, dejar que el perro se lama (la saliva de los perros contiene una sustancia cicatrizante, además de que se limpiará la herida mejor de lo que nosotros lo haríamos). Si necesita puntos de sutura, a urgencias. En este caso hay que evitar que el perro se muerda o rasque mientras cicatriza.
Si es una herida leve que le limpias tú, no uses algodón. Es mejor una gasa (el algodón dejará pelillos en la herida).
Heridas en peleas: Mordeduras: Además de las consideraciones generales para las heridas, no está de más una visita al veterinario para tomar precauciones contra la rabia, sobre todo si no conocemos al otro perro y no sabemos si está vacunado o no (si el otro perro no es callejero, da igual lo que diga su amo: por quien tú te tienes que preocupar es por el tuyo y más vale pecar de exceso de precaución).

Insolación y Golpe de calor: Aunque son dos cosas diferentes, en la práctica son difíciles de distinguir. En los perros suelen tener efectos mas graves aún que en las personas, pudiendo ser letal si no se actúa a tiempo.


Síntomas: postración general, pulso acelerado pero débil, mirada con expresión de angustia, movimientos torpes y mal coordinados, temperatura elevada (42 o 43 grados, o incluso más).

Qué hacer: acudir al veterinario a la primera sospecha de que el perro sufre insolación. Si no es posible hacerlo de inmediato, llevar al perro a un lugar fresco y sombreado. Refrescar al animal cubriéndole con algún paño mojado y bien frio la región craneal, y abundante agua fría en el resto del cuerpo.

Lo mejor es prevenir y evitar las situaciones de riesgo, cosa que el dueño puede conseguir fácilmente con un poco de buena voluntad. No exponer al perro al sol exageradamente, o a altas temperaturas.

Intoxicaciones: Si la intoxicación es leve, el perro tratará de vomitar lo que sea que la haya causado. Si es grave, no tendrá fuerzas ni para eso. Tratar de conseguir una muestra de lo que haya ingerido para ayudar al veterinario a identificar la causa y decidir qué hacer. En casa, lo mejor es la prevención. No dejar ningún producto tóxico ni medicinas al alcance del perro (en esto hay que actuar igual que para los niños pequeños). Si en la calle le llevas atado, tampoco habrá problemas porque podrás evitar de inmediato que ingiera cualquier cosa.

Golpes en cabeza o cara: el pastor alemán resiste muy bien los golpes en la cabeza, pero un golpe en la cabeza es un golpe en la cabeza, por lo que conviene llevarle al veterinario para comprobar que no hay conmoción.

Cuestión aparte son los golpes en la cara. Si el perro se fractura el hocico o la mandíbula, la situación es grave, pero no se puede hacer mucho más que evitar que se toque con las patas, inmovilizarle con mucho cuidado, y hacer una visita a urgencias.

Dientes rotos: La situación no es urgente, pero habrá que hacerle un empaste para evitar que el diente se deteriore. Además, si la rotura llega al nervio, necesita una endodoncia. De lo contrario, cada vez que muerda, le dolerá. Puede negarse a comer, con las consecuencias que puedes imaginar, o, como mínimo, si el perro es un perro de defensa, no morderá, lo que sería echarlo a perder. 

El Arte de criar Pastores Alemanes:

  • Arte de criar Pastores Alemanes: El primer paso que hay que dar es visitar a nuestro veterinario, ya que él es quien mejor nos puede decir el momento oportuno para que la perra se quede embarazada. Además, el especialista analiza el desarrollo del proceso, sobre todo cuando falte poco para que llegue el momento del parto, y así descartar de antemano problemas al parir.
“Criar no es precisamente cruzar dos perros y lograr una camada, tampoco criar es cruzar para obtener una ganancia. Criar es mejorar los reproductores que estamos usando, es decir producir hijos que superen en calidad anatómica y funcional a sus padres”.
Criar es en primer lugar diseñar un proyecto genético que tiene como resultado la escogencia de los reproductores más compatibles en base a un análisis  detallado de los defectos y virtudes de ambos progenitores a cruzar, así como también de sus antepasados y parientes actuales (resistencia, fuerza, agilidad, movimiento, comportamiento, apariencia en general, enfermedades (la displacía de caderas es una de las enfermedades que suele presentarse en algunos ejemplares), los reproductores deben estar saludables, con peso ideal, activos y atléticos, libres de parásitos intestinales y ectoparásitos como garrapatas y pulgas. Piel sana, pelo brillante, mucosas palpebrales rosadas, órganos reproductores libres de secreciones purulentas, con vacunaciones vigentes. Y muy importante, el bienestar psicológico, temperamento y carácter. Sin duda que la futura reproductora debe ser equilibrada, sociable, con su temperamento lleno de instintos positivos (presa, caza, cobro, etc.), segura, con excelente carácter, firme y decidida, indiferente a detonaciones y ruidos intensos. Una madre miedosa, histérica, sin temperamento ni carácter, o autista, o inestable, o anormalmente agresiva y nerviosa, transmite sus deficiencias de carácter y temperamento a los cachorros por enseñanza y aprendizaje. A pesar que en este punto la reproductora es mas importante, es ideal que el macho a cruzar cumpa estrictamente con estos mismos requisitos, lo óptimo es que sean obedientes, inteligentes, buenos compañeros, amistosos, guardianes, ósea todo aquello bueno que caracteriza al pastor alemán, y así los cachorros saldrán a sus padres, preservando la raza para su mejora futura.